miércoles, 7 de marzo de 2007

EL MUNDO DEL REVÉS


A decir verdad, no tenía intención –ni ganas- de atizar el debate respecto a la política proetarra que está siguiendo nuestro iluminado Presidente, pero los hechos obligan.

Después de la alta felonía que Zapatero ha derramado sobre todos y cada uno de los españoles, las preguntas se suceden como hongos después de la lluvia. Y es que hemos asistido a uno de los hechos más luctuosos de la democracia española, al uncir el cuello ante el yugo del terrorismo y el nacionalismo patológico vasco. Además, no contento con hiperlegitimizar a ETA-Batasuna, ni con alentarles a la participación en las próximas elecciones, ni con adormecerse con cantos de sirena, ni con abrirles el peaje hacia la victoria, se saca de la manga la excarcelación de uno de los animales más peligrosos y sanguinarios de nuestro país. De esta manera, la película del terror se ha salvado con un "final con beso", puesto que los nefandos crímenes de Iñaki han sido gratuitos. Claro, para eso está la justicia radical: para exonerar a los malos y culpar a los buenos. El mundo del revés...

La celada que Zapatero nos ha colocado a todos los españoles para engañarnos como a chinos, ha servido para demostrarnos una vez más que el radicalismo –venga de donde venga- se da la mano y aúna fuerzas con tal de perpetuar el poder. Así, todo este embrollo en que nos ha metido ZP concediendo prerrogativas a una leva de terroristas que juegan a la democracia, no es más que una de sus sucias componendas electoralistas, a fin de cumplir con su caliginoso deber de conciencia y satisfacer a los separatistas-terroristas. Afloran así como tulipanes sus complejos y traumas guerracivilistas y franquistas al arrojar tinta de calamar sobre un sector de la sociedad apolítico o derechista, equiparándolos al viejo bando nacional. No importa desgranar España, siempre y cuando se vean atizados aquellos patriotas franquistas que –según él- son todos y cada uno de los liberales que no casen con su política. (“todo lo que hace el señor Aznar es franquismo puro”, decía Zapatero en el Parlamento. Sirva de orientación) Pero ante semejante pastrija debemos pasar los datos por el tamiz y -¡ay!, pobre nesciencia- advertir que las cuentas no cuadran, puesto que más patriota y más nacionalista es aquel que mata por una nación que no existe, que aquel otro que pone el grito en el cielo por un País que sí existe.

En España hemos vuelto a esa vieja idea inglesa de los Tudores de que los jueces eran “leones bajo el trono”; hemos vuelto a aquella anciana y pedestre fórmula de instrumentalizar la justicia convirtiéndola en un arma al servicio del Gobierno. No nos debe coger muy de nuevas, puesto que ha sido y será una de las enseñas principales del PSOE. Bien lo sabe nuestro nuevo justiciero Fernández Bermejo, la crema de la izquierda radical, que viene como anillo al dedo al actual proceso de rendición –no de paz. A las cosas por su nombre- tras su oposición a la Ley de Partidos y a la ilegalización del “Partido Comunista de las Tierras Vascas”, y siempre terne en su postura a la hora de subjurar la independencia de los jueces. Por ello y más, el problema de la política actual no es más que agua de borraja para el que otrora fuese el Simón Cirineo de Felipe González, o también conocido en todo el orbe como el padre del Terrorismo de Estado y la corrupción más ignominiosa de nuestro país. Sin embargo, el viento propone y la vela dispone. Y la vela de Bermejo ha dispuesto algo más grave de lo que cabría esperar. La excarcelación obedece a unas supuestas razones humanitarias y morales, ya que la vida de De Juana Chaos corría tanto peligro, que salió por su propio pie y sonriendo. Vamos, que ni los médicos han comulgado con ese peligro de muerte del que tanto se ha hablado. Una muerte política más bien...

Así, lejos de asumir el fracaso de su política, el PSOE vuelve a su táctica preferida: tiznar de fascistas –parecen desconocer que para ser fascista hay que ser socialista- a aquellos que defienden la paz, la dignidad, la justicia y la libertad, y arremeter sin contemplaciones, como si fuesen una caterva de lobos desmandados a los que no conviene tener en cuenta. Ya ven, nada nuevo bajo el Sol. Volvemos a sentir los ecos lejanos de Marcuse y compañía. Ya saben: “cuando los obstruccionistas se vuelvan demasiado irritantes hay que etiquetarlos como fascistas o nazis, y…” (sic).

Lo hemos visto después de cada una de las manifestaciones convocadas por el Partido Popular. Y es que parece que la calle es de la izquierda. Cuando ésta se manifiesta, es un acto de gallardía y reivindicación; cuando lo hace la derecha, se trata de franquismo. ¡Qué juicio!. ¿Dónde están esos cineastas, artistas, cantautores, panegiristas y plañideras de la izquierda más radical que se tiraban a la calle como borregos para “defender” la paz? ¿Acaso no se trata de un acto de buena fe democrática el hecho de alzar la voz como muestra de disconformidad ante la política proetarra llevada a cabo por el Presidente Zapatero? Ya nos vamos aclarando: las manifestaciones sólo son manifestaciones si las convoca la izquierda y podemos columbrar banderas republicanas y comunistas, ¿verdad?. Pues una mierda –con perdón-, sencillamente no tiene sentido. No es posible cuadrar el círculo ni echar humo por las orejas. La evidencia palmaria de que la política terrorista está hecha de rendiciones y concesiones no pasa por el colador de la constitucionalidad y la justicia, por lo que cualquier ciudadano en condición de tal, está en su sano derecho y obligación de quejarse con todas las de ley. Conviene realizar un ejercicio de sensatez democrática y aventar la paja del trigo. Zapatero y sus epígonos nos exponen en sus jaculatorias que la derecha también acercó presos. Evidentemente. Pero no podemos medir todo con la misma vara de rasero. El fulcro de los acercamientos de la derecha era, entre otros, evitar el asesinato de Ortega Lara, al tiempo que se producían detenciones a etarras de esas que no se contemplan durante esta legislatura. También conviene recordar que no se mantenía una posición de deferencia hacia ETA-Batasuna, o que el Partido Popular presentó nueve iniciativas entre 1986 y 1995 para pedir el cumplimiento íntegro de las penas de los terroristas, a las que el PSOE se negó, etc. Además que por aquel entonces seguía con vida el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, así como la posterior Ley de Partidos. Pero claro, el conformismo gregario cala rápido y hondo. Cuando Pepiño Blanco o Rubalcaba tratan de vendernos la burra con sus deletreas argumentaciones, muchos no pueden evitar soltar una leve y gozosa sonrisilla de conejo y escupir sobre el PP, pero pocos son los que entran en la reflexión. Y es que, como dijera Losantos: mansos y lanares.

Existe un proverbio árabe que nos dice: besa la mano que no puedas morder. Pues eso, precisamente eso, es lo que está haciendo Rodríguez Zapatero, al no poder –y no querer, más bien- morder la mano etarra, que precisamente es con la que paseará hasta las próximas elecciones. Una extraña simbiosis con la que ambos sectores radicales tratarán de perpetuarse en un poder ilegítimo, abyecto y surrealista, ayudados por un deleznable y ladino sistema judicial en plena fase de deshielo.

Y es que, -como dijera alguien- Zapatero tiene más obsesiones que ideas...

Bienvenidos al mundo del revés...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bermejinsky

calle triste condesa dijo...

Bermejinsky, escucha: Alunizaje contra la joyería Omega, calle Jose Ortega y Gasset, Madrid.