viernes, 6 de febrero de 2009

RUIDO, RUIDO.


El cambio de rumbo tomado por el bergantín de Zapatero en el mar del juicio y la opinión es más digno de los Hermanos Marx que de un Gobernante serio y con un pie, al menos, en el suelo de la decencia y el decoro. Así las cosas, podemos ver cómo lo mismo le acaricia el lomo a los Bancos y los eleva a categoría de Santos al ufanarse de poseer el sistema financiero más sólido del mundo, que se disfraza de Tribunal de los Tumultos y los pasa por el potro de torturas. Que sí, que no, que tenemos lo mejor, que ahora no nos vale....La verdad siempre está ahí fuera, nunca dentro, en la propia casa. Escoba en mano, a barrer para la calle. Y ruido, mucho ruido. Un ruido bordoneo, seco, como el zureo constante de las palomas. La Casa de Tócame Roque, que podría decirse. La cuestión es dar estopa a quien se mueva o levante la voz. Capuletos o montescos, atenienses o espartanos. Tanto monta. Todo sea por cubrir la portería. Todo vale, oye. ¡Que hacer trampas en el solitario no es tan malo! Mira que somos aprensivos los ciudadanos que nos quejamos y no obedecemos a pies juntillas al prócer, que sin malicia y sin molicie nos da gato por liebre, siempre con cariño.

Que si el problema es de la crisis financiera internacional o de Bush; que si es cosa del petróleo o del capitalismo trasnochado y carroñero…Ya es hora de hacer fonda en el camino, pararse a pensar, fruncir el entrecejo, quitarse las moscas de encima y –¡cómo no! – buscar un mal creíble. ¿Y quién puede ocupar ese papel de malo de la película si no es la perversa Banca? Si es que se veía venir, era cuestión de tiempo. Ese compendio de trasgos y demonios, loreleis, criaturas insobornables en su obsesión por lo perverso. Ahora ya sabemos por dónde irán los vientos.

Malvados son los bancos que no dan créditos a los pobres ciudadanos que, sin comerlo ni beberlo, se encuentran con los dedos del alma pillados en el cajón. Atrás quedó la bienquista austeridad. Créditos a tutiplén, barra libre de euros sin garantía de devolución para los curreles asfixiados. Que no, que no importa que la tasa de morosidad toque con el dedo índice el techo del 10%. Ya se improvisará, como siempre. ¿Qué será lo próximo tras la amenaza del Ministro Sebastián? ¿Nacionalizar los Bancos? –“Que se nos acaba la paciencia”, nos dice el Ministrísimo transmutado en una suerte de Führer– Recordemos que la autoridad, por desgracia, cabe en un sistema democrático. Todo ello después de haber jugado a la pídola con el dinero de los contribuyentes para salvar la línea de flotación de unos bancos que no han sabido asumir el coste de los riesgos de lanzarse a la yugular de unas operaciones harto dudosas.

Recuerda esta manía de Zapatero por cuadrar el círculo, de adscribir ciertos problemas de la economía a ciertos males de fábrica, a la perspectiva médica vesalista, concibiendo así la enfermedad como la acción de agentes sobre un cuerpo reducido a puro mecanismo –Sota, Caballo y Rey–. No se atiene pues a cuestiones coyunturales, propias, individuales, donde la responsabilidad de uno mismo es capital. No, el fracaso deriva siempre de un problema de raíz ante el que, obviamente, nada se puede hacer. De nada vale entrar en consideraciones respecto a las políticas fiscales de nuestro país, por ejemplo. El mal siempre va a estar dentro de un círculo de problemas intrínsecos a la economía global; una serie de parásitos empecinados en alimentarse de la inocencia de unos gobiernos que anteponen las buenas intenciones y el talente a los principios teóricos que mueven el mundo de la economía.

Los unos y los otros blanden sus espadas allá en lo alto, mientras, en la arena, casi cuatro millones de almas se dejan las entrañas peleando con los leones del desempleo, al tiempo que se incrementan los impagos, las viviendas subastadas... Más vale gritarle al Iluminado eso de: Alfarero, a tus cacharros. Haz tu copa y no te importe si no puedes hacer barro. Pero, ay, pobre de él, que ni copas ni zapatos...

4 comentarios:

El Abogado Chalado dijo...

"Que se me acaba la paciencia" -le dijo el perro al gato.
"Que me la suda que se te acabe"- le dijo el gato al perro.

Mike dijo...

Volvería a ganar Zapatero una elecciones mañana????


Creo que sí. Basta con que hablase del Prestige, de Franco y de Irak, y toda la borregada a votarle.

Pues esto es lo que hay. El electorado tiene su parte de culpa.

Saludos!

Gutiforever dijo...

Ahora sale el Gobierno con la milonga de "que los bancos no dan crédito a las empresas", y así culpabilizar a Botin y compañia y distraer la atención.
¿Qué pasa con los bancos?.NADA.
El dinero que se dió por parte del Gobierno,era para salvar el sistema financiero(ese que según Zapatero era el "mejor del mundo"....) y pagar las deudas que las entidades tenían(y tienen) en el interbancario con entidades europeas y japonesas.
¿A cuanto asciende el importe de esa deuda?.
A 185.000 millones de euros para este año, y otros 105.000 para el 2010.
¿Por qué no los da el ICO?.
Por que no hay un euro en caja,(salvo para darle 75 millones de euros a los titiriteros,claro está...)
El Estado está casi en quiebra técnica,y la deuda pública emitida no se vende ni se coloca en el extranjero, por que además hemos perdido la triple A.
Pero lo más divertido es ver salir a Pepiño Blanco a decirle a los bancos,que lo de Sebastián,nada,nada...ni caso, que eso es para consumo interno de los "hooligans",ultras, y analfabetos de las bases.

(Por cierto,Samuel:muy bueno el post.)
Saludos.

Anónimo dijo...

Manuel Chaves contra Santa Ángela de la Cruz.

http://www.hazteoir.org/foro/viewtopic.php?f=16&t=16776